Todo sobre el té blanco

El té blanco es uno de los más desconocidos. Es más común oír hablar de las propiedades del té verde o del té rojo. Sin embargo, el blanco se ha popularizado más en los últimos años. Va ganando adeptos, tanto por sus increíbles propiedades, como por su sabor delicado y delicioso.

Una de las grandes cualidades del té blanco es que, debido a su método de producción, siempre es un té de alta calidad. Al tener pocas fases de elaboración una vez recolectado, se consigue un té siempre fresco y delicioso.

Como todos los tés, el blanco proviene de la planta Camelia Sinensis. Sin embargo, lo que diferencia a unos de otros es el método de producción. De todos, el té blanco es el más fresco.
Esto se debe a varios motivos.

Sólo se cosechan los brotes más tiernos de la planta, aquellos que todavía no se han abierto.

Una vez que se han recogido estos brotes, no se dejan oxidar, sino que pasan a ser secados al sol directamente, y, posteriormente, a un secado interior.
Esto hace que este té tenga unas características bastante especiales.

Propiedades del té blanco

La propiedad más destacada del té blanco es que es rico en antioxidantes. Además, es el té con menos teína, por lo que es ideal para tomar a cualquier hora del día, ya que no te quitará el sueño.

A pesar de que el té verde es el más conocido por sus beneficios, el blanco también los tiene. Es más, sus propiedades son todavía mayores. ¡Te las contamos!

  • Poder antioxidante. El té blanco es el que más propiedades antioxidantes tiene. Ayuda considerablemente a combatir el envejecimiento. Retrasa la aparición de las arrugas de la piel gracias a la consistencia que aporta al colágeno y la elastina.
  • El aliado contra las enfermedades cardiovasculares. Su alto contenido en polifenoles naturales hace que el corazón funcione mejor. Su influencia es tan alta que el consumo habitual de té blanco hace que disminuyan los niveles de colestero LDL. También hace que la grasa no pueda obstruir las arterias, evitando problemas más graves de corazón y, sobre todo, ayuda a combatir la tensión arterial.
  • Ayuda a adelgazar.  El té blanco es también una ayuda perfecta para delgazar. Esto se debe a la gran influencia que tiene sobre el aparato digestivo. Favorece el tránsito intestinal, ayuda a la eliminación de las sustancias innecesarias y ayuda a quemar grasa de manera natural y rápida. Gracias también a su acción diurética, es el aliado ideal para luchar contra la retención de líquidos.
  • Bueno contra el cáncer. Del mismo modo que protege de enfermedades cardiovasculares, su alto contenido en polifenoles hace que se reduzcan las posibilidades de sufrir diversos tipos de cáncer. Protege las células sanas y ayuda a prevenir la proliferación celular de los tumores.

Té blanco cada día

No tiene contraindicaciones. Si hablamos de una persona con un estado de salud normal, el té blanco no tiene ninguna contraindicación. ¡Son todo beneficios! Si no se le añaden colorantes ni aditivos, tampoco provoca alergias. Debido a su alto contenido en potasio, lo recomendable es tomar entre 1 y 3 tazas diarias, o lo que es lo mismo, un máximo de 25 gramos.

Como puedes ver, el té blanco tiene muchísimos beneficios para el organismo.  Por eso, si estás pensando en probarlo, en HappyLab te animamos a que empieces a disfrutar de tu momento de relajación con una deliciosa taza de esta variedad. ¡Te enamorará sorbo a sorbo!

También debes tener en cuenta que el té blanco tiene un sabor bastante dulce, por lo que si quieres podrás prescindir del azúcar o edulcorantes. ¡Verás qué delicia!

Post A Comment